Le site Bellaciao: coloré, multiple, ou le meilleur cotoie fort heureusement le pire, mélangé, bizarre, picabien et dadaîste, explorant toutes sortes de registres et de régimes rhétoriques, drole et polémiqueur, surréaliste: rencontre d'un parapluie et d'une machine à coudre sur une table de dissection, têtes de Lénine sur le clavier d'un piano Steinway ou Bosendorfer...
FR
ES
  Suscripción
  Newsletters
  Comentarios
¡Rebelarse es justo, desobedecer un deber, actuar una necesidad!
Version Mobiles   |   Inicio  |   Quien somos   |   Suscripción  |   Enlaces  |   Contáctenos  |   Búsqueda
Attenzione : cancelleremmo i messagi a carattere diffamatorio, ingiurioso, xenofobo, sessista, le minacce, pubblicita' politica e comerciale...

En respuesta a:

Afirma investigador que la mítica Atlántida quedaba en Colombia

2 de enero de 2005
JPEG - 18.1 KB
Vista aérea de lo que un día pudo ser la Atlántida.

Bogotá, 2 de enero de 2005 (Prensa Latina)

El investigador colombiano Pedro Botero agitó a la comunidad científica nacional e internacional al afirmar que la mítica Atlántida, la isla que se hundió en el océano siglos atrás, es la ciudad prehispánica de Malagana, en el suroeste de esta nación.

De acuerdo con Botero, Malagana, que se hundió en el lodo donde hoy se ubica la ciudad de Palmira, en el suroeste departamento de Valle del Cauca, tiene muchas semejanzas con la famosa isla, descrita por Platón como habitada por una raza de hombres elevados y cultos. (...)




Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, previamente debes registrarte. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se te ha suministrado. Si no estás inscrito/a, debes inscribirte.

[Conexión] [inscribirse] [¿contraseña olvidada?]



Inicio | Webmaster



Seguir la vida del sitio
RSS Bellaciao ES


rss FR / rss IT / rss EN



Bellaciao está en DRI

Je voudrais seulement comprendre comment il se peut que tant d'hommes, tant de bourgs, tant de villes, tant de nations supportent quelquefois un tyran seul qui n'a de puissance que celle qu'ils lui donnent, qui n'a de pouvoir de leur nuire qu'autant qu'ils veulent bien l'endurer. Etienne de La Boétie, 1576
Facebook Twitter Google+