BELLACIAO - VUELTA - PUBLICAR AQUI - Contáctenos
Domingo 14 mayo 2017 (16h51) :
CONSTITUYENTE POPULAR O CONSTITUYENTE BURGUESA-OLIGARQUICA.-

Por : FREDDY SUBDIAGA

CONSTITUYENTE POPULAR O CONSTITUYENTE BURGUESA-OLIGARQUICA.-

El castrante hilo conductual psicoestructural del Tercer Estado y su manifestación concentrada de la espada, la toga, la iglesia y la administración. Práctica de la burocracia del actual Estado burgués reformista y corruptor, expresión condensada de la base económica capitalista y rentista.

Estamos en pleno siglo XXI, donde los conceptos o términos son utilizados a favor de esta sociedad constituida bajo la tutela de la cultural de la clase dominante de origen europea, que influencio a la mayoría de la ciudadanía latinoamericanas y caribeñas; y, nuestro ámbito nacional venezolano no está exento de esa rémora anacrónica, donde un sin número de vocablos, en la mayoría de las veces la ciudadanía desconocen su raíz etimológica y más aún su definición. Por lo tanto, deseamos aportar un granito de arena, ante la maniobra fascista, golpista y asesina de la oligarquía criolla en conchupancia con la burguesía transnacional, que alienan al común de los mortales, convertidos en serviles que como marionetas que se oponen a ultranza a los cambios que exige la historia para liquidar las crisis antieconómica impuestas por el modelo capitalista. Con este propósito escrudiñamos este término (Constituyente) para entender la aberración desestabilizadora de una clase social que se acostumbró a vivir de la explotación de la clase obrera manual o intelectual y de la expoliación de los recursos naturales de la Nación.

Etimología:

Constituyente es un término que deriva del latín, pues es fruto de la unión de varios componentes de dicha lengua: el prefijo “con-“, que es equivalente a “junto” o “todo”; el verbo “statuare”, que es sinónimo de “establecer”; el sufijo “-ente”, que puede traducirse como “agente” o “el que realiza la acción”.

Definición:

Constituyente como adjetivo, hace referencia del participio activo de constituir, que quiere decir el que constituye, funda, establece, crea, instituye, organiza y erige una Familia, una Sociedad, un Estado. Se dice de alguna corte, convención, Asamblea o congreso o que está convocado para modificar la Constitución de una Nación. Esta expresión se puede emplear como sustantivo.

En síntesis, el poder constituyente o poder originario se establece como la voluntad política creadora del orden, que requiere naturaleza originaria, eficacia y carácter constitutivo y como voluntad originaria, soberana, suprema y directa que tiene el pueblo, para constituir un Estado dándole personalidad, organización jurídica y política al mismo tiempo.

Ahora bien, ¿Cuál es el tire y encoje de la burguesía, la pequeñaburguesia y sus alienados de derecha e izquierda? Podríamos decir, ya entendida la etimología y definición del vocablo CONSTITUYENTE, precisar con mayor visión política las argucias dilatadoras y reaccionarias de la burguesía y pequeñaburguesia nacional e internacional; que como especie viviente pervertida por la avaricia, la intriga y la corrupción, no desean estar junto a los desposeídos, al proletariado; pero que éstos no estén lejos de la burguesía para explotarlos, es decir, a los esclavos asalariados, a las obreras, obreros manuales e intelectuales del campo o de la ciudad; y, sin que los confundan con el todo.

Retrospectiva del espiral Dialéctico e Histórico.-

La iniciativa de constituir la Republica del Precursor de la Independencia, el General Sebastián Francisco de Miranda Rodríguez, fue escamoteada y tergiversada por los colonialistas españoles. Hacer una evaluación pretérita del movimiento revolucionario burgués europeo de aquella época, donde las monarquías se resistían a las exigencias de justicia por parte del campesinado pobre y el proletariado, cuyas exigencias las aprovecharon las castas de esa sociedad monárquica. Las causas, consecuencias y secuelas de ese clima de conflictividad en el continente europeo, al transcurrir del tiempo fueron transmutadas a nuestro continente, para contrarrestar el movimiento rebelde de nuestros aborígenes, afrodecendientes, mulatos, pardos y mestizos.

Con el grito de proclamar la Independencia del imperio español, el 19 de abril de 1810, la sociedad colonial muestra sus divisiones de castas e intereses, los más reaccionarios y conservadores se pronuncian a favor de la realeza española, los que exigen justicia y fundar una república independiente se denominaron patriotas. Ese mismo día 19 de abril de 1810, se constituye la Junta Suprema de Caracas, que inmediatamente convocó a elecciones para reunir el Congreso General, y asignar a los diputados de cada Estado y decidir la mejor forma de gobierno en Venezuela. La convocatoria a elecciones fue la medida de mayor trascendencia política de la Junta, pues aseguró la transformación del gobierno de facto en un régimen constitucional independiente.

En junio de ese año, se convocó a elecciones, y se realizaron en octubre y noviembre. El reglamento electoral aprobado por la Junta daba el derecho al voto a los hombres libres, mayores de veinticinco años y propietarios de bienes raíces. En consecuencia las mujeres, los esclavos, y en fin, la gran mayoría de la población carentes de bienes de fortuna no votaban. Se reproducía como al calco, lo acontecido en la Asamblea Nacional Constituyente de 1789 en Francia, donde girondinos (derecha) y jacobinos (izquierda) se posesionaron de la voluntad originaria del poder, excluyendo los campesinos pobres y el proletariado en la participación constituyente. El reglamento además, dispuso, que las elecciones se hicieran en dos grados: primero, los votantes nombraban a los electores de la parroquia; y luego, estos electores, reunidos en asamblea electoral en la capital de la provincia, designaban los representantes al Congreso, a razón de un diputado por cada 20.000 habitantes.

Este Primer Congreso de Venezuela se instaló el 2 de marzo de 1811 en la Casa del Conde de San Javier, en Caracas. Concurriendo a la instalación 30 de los 43 diputados electos. El Congreso estaba presidido por Juan Toro e integrado por cuarenta y tres diputados, sin embargo solo la firmaron 38; entre quienes figuraron: Francisco de Miranda como Vice Presidente, Juan Germán Roscio, entre otros. Desde aquel Congreso de 1811 hasta 1999, transcurrieron 188 años, donde los herederos oligárquicos de ambas expresiones, difuminadas en conservadores, liberales, republicanos, nacionalistas, socialdemócratas, socialdemocristianos, entre otras denominaciones sesgadas; impusieron sus normas sociojurídicas a imagen y semejanza de sus intereses de clase dominante, excluyendo como siempre al pueblo trabajador (campesinos, artesanos, obreros, estudiantes…).

Hoy, el reconocimiento del hombre en la historia, como del patriota, humanista y revolucionario Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, que tuvo la voluntad política para fracturar el cerco constitucionalista socialdemócrata burgués (bipartidismo o punto fijista) cuando llamo a la Asamblea Nacional Constituyente por medio del Referéndum con carácter de Convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, consulta vinculante efectuada el domingo 25 de abril de 1999, que mediante un decreto ejecutivo, después de la aprobación de la Corte Suprema de Justicia y revisión del Consejo Nacional Electoral, realiza dos preguntas a los electores, básicamente referidas a la sustitución o No de la Constitución de 1961 por una nueva y la aprobación de las bases del funcionamiento y duración de la Asamblea Nacional Constituyente.

Transcurridos dieciocho (18) años de aquella heroica convocatoria, en esta oportunidad el Presidente Constitucional Nicolás Maduro, en uso de sus atribuciones consagradas en la Carta Magna Bolivariana, convoca a Asamblea del Poder Originario (CONSTITUYENTE) de toda la Nación, con la finalidad de terminar de romper las barreras antidemocráticas de esta sociedad capitalista. Donde por primera vez, en la historia de nuestra patria grande latinoamericana-Caribeña, Venezuela una vez más, marca el rumbo hacia nuevos derroteros, y, en esta ocasión el proletariado revolucionario en general, es decir, campesinos, campesinas, obreros, obreras, aborígenes, afrodecendientes, jóvenes, ancianos, hombres y mujeres con cualquier dificultad física; tienen el derecho constitucional de participar y protagonizar directamente como CONSTITUYENTISTA, como expresión de estar juntos para establecer y fortalecer la Constitución Bolivariana, como manifestación de todo cuerpo político social, económico y cultural de la República, para generar las condiciones objetivas y subjetivas del cambio del sistema económico capitalista por el socialismo científico, y, donde el sujeto histórico revolucionario, en esta lucha de clases, que es la Clase Obrera no debe faltar en esta batalla por la dignidad de la especie humana.

En ese orden de ideas, las venezolanas y los venezolanos, no podemos ver este momento crucial e histórico, como un evento más de la retórica política de los que hoy están en posiciones de gobierno y los otros en querer arrebatar el poder por las malas. No, esta coyuntura política es la expresión de la lucha de clases, y, exige cambiar las formas y contenidos de producir riqueza y su distribución, y, para eso tenemos la oportunidad de la Constituyente. Porque si deseamos elevar nuestro nivel y calidad de vida debemos juntos derrotar el fascismo, el reformismo, el entreguismo y la corrupción; impuesto por la burguesía y la pequeñaburguesia con su Estado. Que como el todo, el reto es lograr la Paz Social, el Desarrollo Económico, la Estabilidad Política y el Equilibrio Jurídico.

¡VIVA LA CLASE OBRERA!

¡VIVA LA UNIDAD REVOLUCIONARIA OBRERA CAMPESINA POPULAR!

¡LUCHAR HASTA VENCER CON LAS Y LOS TRABAJADORES AL PODER!

¡LA PAZ SE CONQUISTA DERROTANDO A LOS FASCISTAS!

¡POR LA SOBERANÍA Y LA AUTODETERMINACIÓN, APLASTEMOS LA CONSPIRACIÓN!

FREDDY SUBDIAGA MILITANTE DEL GLORIOSO PARTIDO COMUNISTA DE VENEZUELA.


Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, previamente debes registrarte. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se te ha suministrado. Si no estás inscrito/a, debes inscribirte.

[Conexión] [inscribirse] [¿contraseña olvidada?]


Web version