Click here to Bellaciao V.3.0 !

Archives Bellaciao EN - 2003-2016 Archives : FR | IT | ES

FREDDY SUBDIAGA

LAS TRES ERRES A LA ENÉSIMA POTENCIA.-

Monday 16 May 2016

LAS TRES ERRES A LA ENÉSIMA POTENCIA.-

“Lejos de ser la sociedad misma la que se conquista un nuevo contenido, parece como si simplemente el Estado (Socialdemócrata burgués reformista) volviese a su forma más antigua, a la dominación desvergonzadamente simple del sable y la sotana”.
Carlos Marx
El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte / marzo 1851.

Cotejemos, sin obviar la falencia filosófica marxista que padece el Proletariado Venezolano, fruto del anticomunismo y de la desideologización escolástica-academicista-burguesa, en correlación al avance de la ciencia y la técnica que experimenta la masa trabajadora nacional e internacional de esta época; la forma de lo que se está hablando y veamos el contenido de lo que se está logrando en este proceso de Liberación Nacional, caracterizado como Revolución Bolivariana, donde la escasa conciencia de Clase Obrera y la complicada heterogeneidad dirigencial del mismo, piensan que con meras proclamas y simples intenciones de abolir la democracia burguesa representativa (capitalismo) podrán instaurar la democracia participativa, protagónica multiétnica y pluricultural (Poder Popular-Soberanía de las Mayorías), en nuestra sociedad venezolana transculturizada y alienada al Estado socialdemócrata, reformista burgués (dictadura burguesa-poder de las minorías), instrumento del poder político impuesto por la clase dominante, cuya forma y contenido se establece por la base económica capitalista, es decir, las relaciones de trabajo en producir, organizar, dirigir, ejecutar y redistribuir: las obras, bienes y servicios, que debe estar bajo la Planificación Estratégica y Control Obrero; para dar al traste con las desigualdades sociales, entre las dos clases sociales antagónicas (la clase obrera y burguesía).
Si, algo, se ha alcanzado, muy visible es: la de minimizar que el sable (parte de supraestructura) se contenga en la represión hacia las mayorías, pero, la clase dominante ejerciendo su esencia esclavista (burguesía criolla) con sus alienados (MUD) ha impuesto su violencia fascista, conspirativa, criminal y asesina, a la población en general; lo de la sotana sigue siendo el opio del pueblo, en sus disimiles matices y expresiones, arma ideológica de la cultura de la clase dominante, como el sionismo y sus derivados.
En esta coyuntura, hay que evaluar las tan cacareadas tres erres, que el Comandante Chávez, en vida, las elevo al cuadrado, motivado a los innegables desmanes burocráticos, tecnocráticos y corrupción de las y los funcionarios de la reminiscencia del Estado Reformista burgués, a esto hay que sumarle la charlatanería de pseudo-eruditos-escolásticos del capital (derecha) y los reclamadores de mejoras salariales (izquierda) a la fuerza del trabajo (Proletariado) pero, que ni la derecha ni la izquierda en sus formas y contenidos, no desean eliminar las causas (expoliación de la plusvalía) del sistema capitalista; rememorando a nuestro Poeta y Comunista Ali Primera: “mientras tanto, los que menos hablan, construyeron el metro”. Es decir, las y los obreros manuales e intelectuales (Clase Obrera) del campo y la ciudad, construyen a diario obras, bienes y servicio, sin mucho hablar y sin ser reivindicados a su capacidad y trabajo. Y, si persiste la duda, demos un vistazo general, a lo que sucede con el gobierno de izquierda en Grecia o Francia, en la actualidad, y, veremos que están entregados a las directrices del Fondo Monetario Internacional (FMI) eso en Europa; sin perder de vista, de lo que acontece acá en el continente Suramericano-Caribeño (Nuestra América Bolivariana-Martiana-anticolonialista y antiimperialista), lo que está pasando en Chile gobierno de izquierda o Argentina gobierno de derecha. Lo de la derecha es desmesurado e inocultable su desfachatez fascista, criminal y asesina, que con su gusto y adulancia a la clase explotadora nacional e internacional (burguesía), se arrastra y entrega a los pies del Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, ONU, OTAN, OEA,… (Instrumentos de domesticación, alienación y dominación masiva del imperialismo estadounidense-europeo) a los pueblos gobernados por éstos. Defendiendo con obstinación fielmente los intereses, la ética y moral de la clase dominante.

Todo plan político-económico imperialista esta precedido por la conspiración y el despliegue de la fuerza militar que garantice su ejecución y control.

Entremos en la R de Revisión.- Para iniciar el análisis debemos tener en cuenta que en todas las sociedades históricas, hasta la presente. La justicia, el derecho, la estética, la filosofía, la política, el Estado (¡ojo! el Estado no es simplemente el gobierno, sino toda esa maquinaria formada por la base económica, la estructura y la supraestructura), la moral, la sexualidad, la ética o la religión; no son neutrales o imparciales, sino que son un complemento indispensable para apoyar y sustentar la explotación de la clase dominante, explotadora y expoliadora (burguesía). Persuadiéndonos con aquella máxima de José Martí, apóstol de la Revolución Cubana: “No hay batalla entre civilización y la barbarie, sino falsa erudición y la naturaleza”. Por lo tanto, en esta confrontación entre la oligarquía parasitaria y el proletariado revolucionario. La Clase Obrera manual o intelectual, no puede envilecerse y ni distraerse con esa habilidad derechizada o izquierdizante, que trata de hacer como el gato, queriendo ocultar la injusticia y desigualdad social minimizándola porcentualmente en la estadística, pero que bajo las crisis cíclicas del capitalismo crece de forma exponencial en lo aritmético y geométricamente, es decir, en población, espacio y tiempo, y, cuyo contenido es la injusta distribución de obras, bienes y servicios (PIB); que bajo las políticas efectistas de la beneficencia pública de (-misiones sociales – que no son malas, ayudan a superar algunas adversidades, pero no es la solución, cuyo objetivo central debe ser garantizar la incidencia sobre la formación ideopolítica de la mujer y el hombre nuevo, que establezcan el ejercicio de la Soberanía Popular, para demoler la cultura de la dependencia paternalista, del facilismo y el consumismo, y eleven a la ciudadanía a la praxis revolucionaria de ejercer la conciencia productiva-autogestionaria) la burocracia populista alienada y adocenada a la cultura de la clase dominante, intentan maquillar cosmetológicamente la injusta distribución de la riqueza, producida por el proletariado manual e intelectual del campo y la ciudad; rémora del añejado Estado burgués Reformista benefactor, que trata de saldar deudas sociales generadas por la explotación y expoliación fruto de la influencia psico-estructural de la base económica rentista-petrolera que sustenta el sistema socioproductivo actual (capitalismo=democracia burguesa).
Refresquemos memoria con esta autocritica: “No nos llamemos a engaño: la formación socioeconómica que todavía prevalece en Venezuela es de carácter capitalista y rentista. Ciertamente, el ¿SOCIALISMO? apenas ha comenzado a implantar su propio dinamismo interno entre nosotros. Éste es un programa (Plan de la Patria 2013 -2019) precisamente para afianzarlo y profundizarlo; direccionado hacia una radical supresión de la lógica del capital que debe irse cumpliendo paso a paso, pero sin aminorar el ritmo de avance hacia el SOCIALISMO (debería ser CIENTÍFICO).
Para avanzar hacia el SOCIALISMO (CIENTÍFICO), necesitamos de un PODER POPULAR capaz de desarticular las tramas de opresión, explotación y dominación (corrupción) que subsisten en la sociedad venezolana, capaz de configurar una nueva socialidad desde la vida cotidiana donde la Fraternidad y la Solidaridad corran parejas con la EMERGENCIA permanente de nuevos modos de PLANIFICAR y PRODUCIR la Vida Material de nuestro pueblo. Esto pasa por pulverizar completamente la forma (falto el contenido) de Estado burguesa que heredamos, la que aún se reproduce a través de sus viejas y nefastas prácticas, (burocratismo, tecnicismo, tráfico de influencia, corrupción…) y darle continuidad a la invención de NUEVAS FORMAS (CONTENIDO) de GESTIÓN PÚBLICA”.
HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRÍAS
PLAN DE LA PATRIA 2013 - 2019
11 de Junio del 2012

Visualicemos la R de Rectificación.- ¿Será que en la rectificación es restaurar la forma y contenido del modo de producir y el injusto distribuir dentro de la sociedad actual, como es el modo de producción capitalista, es decir, la explotación del obrero y la obrera por el capitalista. El actual Estado obedece a su base económica, al modo de producción capitalista – rentista/petrolero-, que tiene como premisa la existencia de dos clases sociales. De una parte los capitalistas, que se hallan en posesión de los medios y objetos de producción y de sostenimiento del régimen económico, y de otra parte, los proletarios, que desposeídos de la posesión de los medios y objetos de producción, sólo tienen una mercancía que vender: su fuerza de trabajo (manual o intelectual). Mercancía, que por tanto, no tienen más remedio que vender, para adquirir los medios de su subsistencia más indispensables.
Para nadie es un secreto, como se ha tergiversado en nombre del Libertador Simón Bolívar, Simón Rodríguez, Marx y de la misma Clase Obrera, esa intensión orientadora de Hugo Chávez, que en mentes retrogradas repiten tautológicamente, dizque socialismo del XXI o Socialismo Cristiano-Bolivariano…(bodrio ideológico) según la interpretación de los dos extremos de la cultura burguesa que heredamos (Derecha e Izquierda) del cuerpo político-social de la formación socioeconómica (capitalismo) que prevalece en Venezuela, en el continente Suramericano-Caribeño y en general a nivel mundial. Que sin la menor duda envuelven a la clase obrera y a la totalidad del proletariado, entonces ¿Cuál ha sido la Rectificación? A simple vista, lo que se contacta es el reacomodo por vía de la corrupción a las elites de ambos extremos de la democracia burguesa (minoría=derecha-izquierda) que concientes o “inconscientemente” con cinismo e hipocresía politiquera, alardean de defender los intereses de nuestra Nación Venezolana, en nombre del ¿pueblo?; pero, solapadamente le hacen la venia a la oligarquía criolla (empresarios expoliadores y fascistas) y a sus patronos internacionales (imperio estadounidense-europeo) que con sus maniobras socialdemócratas reformistas mantienen la desigualdad social, tanto, en el campo como en la ciudad, circunstancia que perturba el avance de las trabajadoras y trabajadores que deben desarrollarse como fuerzas productivas y deslastrarse de la dictadura asalariada impuesta por la explotación capitalista; donde con maña y treta populista develada en la demagogia social, confunden a la masa proletaria infundiéndole términos (Democracia, Socialismo, Justicia Social…) que a ciencia cierta, tanto ellos (bufones de la clase dominante), como la clase obrera desconocen, y, menos aún los resultados de la aplicación de éstos términos y, a que clase social favorece, veamos la orientación del viejo camarada Carlos Marx:

“A las reivindicaciones sociales del proletariado se le limó la punta revolucionaria y se les dio un giro democrático (burgués); a las exigencias democráticas de la pequeña burguesía (hoy con el disfraz de clase media) se les despojó de la forma meramente política y se afiló su punta socialista. Así nació la socialdemocracia… El carácter peculiar de la socialdemocracia consiste en exigir instituciones democrático-republicanas, NO PARA ABOLIR a la par los dos extremos, capital y trabajo asalariado, sino para atenuar su antítesis y convertirla en armonía… Pero las amenazas revolucionarias de los pequeños burgueses y de sus representantes democráticos (Derecha e Izquierda) no son más que intentos de intimidar al adversario (sus amos empresariales). Y cuando se ven metidos en un atolladero, cuando se han comprometido ya lo bastante para verse obligados a ejecutar sus amenazas, lo hacen de un modo equivoco, evitando, sobre todo, los medios que llevan al fin propuesto y acechan todos los pretextos para sucumbir. Tan pronto como hay que romper el fuego, la estrepitosa obertura que anunció la lucha se pierde en un pusilánime refunfuñar, los actores dejan de tomar su papel au sérieux (seriamente) y la acción se derrumba lamentablemente, como un balón lleno de aire al que se le pincha con una aguja”.

Pero además, de esta actitud lapidaría de las condiciones objetivas y subjetivas por parte de los que presumen de asumir el papel de punta de lanza en conducir las masas del proletariado para lograr la misión histórica de la Clase Obrera, de abolir la sociedad capitalista, es decir, hacer una revolución de carácter y concepción Obrera-Campesina, que desde luego, ningún partido policlasista, hará; ya que está codificado con la parafernalia seductora de la clase dominante para cautivar analfabetos ideo-políticos con fin de pretender y exigir que la socialdemocracia burguesa resuelva todas las lacras sociales (Hambre, Miseria, corrupción, delincuencia, desertificación y contaminación ambiental…) generadas por el capitalismo, que hábilmente pretenden ocultar bajo el concepto en boga, como el socialismo. Volvamos a la orientación del camarada Carlos Marx:

“Por grande que fuese la suma de pasión y declamación que el partido (policlasista de derecha o izquierda) del orden derrochase desde lo alto de la tribuna de la Asamblea Nacional contra la minoría, sus discursos eran monosilábico, como del cristiano, que ha de decir: sí, sí; no, no. Monosilábicos en la tribuna y monosilábicos en la prensa. Insulsos como los acertijos cuya solución se sabe de antemano. Ya se trate del derecho de petición o del impuesto sobre el vino, de la libertad de prensa o de la libertad del comercio, de los clubes o del reglamento municipal, de la protección de la libertad personal o de la regulación del presupuesto del Estado, la consigna se repite siempre, el tema es siempre el mismo, el fallo está siempre preparado y reza invariablemente: “!Socialismo”¡ Se presenta como socialista hasta el liberalismo burgués, como socialista la ilustración burguesa, como socialista la reforma financiera burguesa. Era socialista construir un ferrocarril donde había ya un canal y socialista defenderse con el palo cuando le atacaban a uno con la espada.”
Carlos Marx
El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte / marzo 1851.

Que ha pasado con la R de Reimpulso.- Obviamente todo proceso transformador político, económico, social y cultural que surge dialécticamente por la contradicción fundamental capital – trabajo: que a su vez, genera la injusticia, la desigualdad social y el represamiento del desarrollo de las fuerzas socioproductivas; inevitablemente padece de flujo y reflujo, es decir, avances, zic-zac, retrocesos… dependiendo de las fuerzas acumuladas por la clase liberadora (Clase Obrera) y su orientación sobre el objetivo histórico de demoler todas las tramas de explotación, expoliación, miseria, hambre y represión; reflejo de la forma y contenido de la sociedad capitalista que heredamos; y, esta clase social dominante (burguesía) se obstina en rescatar y sostener su junta administrativa-gubernamental (Estado) para continuar en sus fueros y mantener la explotación y expoliación del proletariado (lucha de clases), y, que la masa trabajadora intelectual o manual consciente y con conocimiento, está en el deber de asumir la acción política (unidad cívico-militar), social, económica y cultural para desprenderse de la ideología y cultura de la clase dominante, para permanecer y consolidar, como clase liberadora al frente del proceso de Liberación Nación, trazando las vías hacia la construcción del nuevo modo de planificar, organizar, procesar, acumular, controlar y distribuir la producción de obras, bienes y servicios; de acuerdo a la premisa socialista: “de cada quien según su capacidad, se le retribuya de acuerdo con su trabajo”. Base esencial del Socialismo Científico. De lo contrario lo que resaltara es la restauración solapadamente del discurso elocuente dulcurante de la cultura dominante (burguesa) expresado por los dos extremos de la sociedad burguesa (derecha e izquierda – y sus partidos) veamos a Carlos Marx:
“Y esto no era mera retórica, moda, táctica de partido. La burguesía tenía la conciencia exacta de que todas las armas forjadas por ella contra el feudalismo se volvían contra ella misma, de que todos los medios de cultura alumbrados por ella se rebelaban contra su propia civilización, de que todos los dioses que había creado la abandonaban…atacaban y amenazaban, al mismo tiempo, en la base social y en la cúspide política a su dominación de clase, y por tanto se habían convertido en “Socialistas”. … que para mantener intacto su poder social tiene que quebrantar su poder político; que los individuos burgueses sólo pueden seguir explotando a otras clases y disfrutando apaciblemente de la propiedad, la familia, la religión …”
Pero, al no producirse cambios económicos, es decir, planificar, organizar y controlar socialmente la producción directa y colectiva de obras, bienes y servicios por la Clase Obrera versus la apropiación individual de esta riqueza por la burguesía (contradicción fundamental capital-trabajo), prevaleciendo los reflejos conductuales condicionados por la herencia medieval de las formas socio-económicas que antecedieron al actual modo de producción (capitalismo). Esta circunstancia obliga al proletariado revolucionario plantearse el reimpulso de la revolución verdadera por el SOCIALISMO CIENTÍFICO, en esta etapa de liberación nacional; de no ser así, lo contrario es que las hijas e hijos de esta refundación de nuestra Patria Bolivariana, adopten sin grandes problemas la estructura ideológica de la cultura establecida por la clase dominante con seudónimos como: democracia directa, socialismo, poder popular; términos manoseados y tutelados por el burocratismo del Estado burgués reformista. Reflejándose el retorno subliminal a las ideas sociales de los hombres y mujeres, como efecto psicoestructural del ambiente económico (modo de producción) en la que viven.

La R de Reunificación.- La confrontación entre el proletariado y la oligarquía criolla parasitaria, disparó y aceleró la contradicción principal Nación-Imperialismo, que en el avance inevitable de esta lucha de clase en nuestra sociedad venezolana, surge la obligación histórica de cohesionar en las primeras de cambio las fuerzas productivas con criterio patriótico y revolucionario de la República Bolivariana de Venezuela, específicamente a la clase obrera, para dar respuestas a las necesidades nacionales: alimentarias, vestido y vivienda. Unidad Clasista Proletaria y Revolucionaria, que urge para enfrentar en la actual coyuntura política, la reacción contrarrevolucionaria de los Intereses del imperialismo estadounidense-europeo, que insisten en derrocar por la vía del golpe al gobierno constitucional del Compatriota Nicolás Maduro, que sigue des-previsto de una Dirección Colectiva que conduzca todas las Fuerzas Patrióticas y Revolucionarias a construir el Socialismo Científico, demoliendo el Estado socialdemócrata-reformista-burgués. Enfrentamiento que debe ser la expresión concentrada de la unidad de la clase obrera y el proletariado revolucionario, para que en esta lucha por la Liberación Nacional Bolivariana, se eleve al nivel de una revolución de la mayoría de las y los obreros, campesinos y campesinas, con el fin de lograr establecer el Estado Democrático Popular Revolucionario, cuya dirección debe estar encabezada por la Clase Obrera Organizada (manual e intelectual) quedando obligada a impulsar en primer lugar, la Soberanía Agroproductiva, el Desarrollo Rural y la Seguridad Alimentaria, para alimentar una gran población no agrícola que exponencialmente va en crecimiento; en segundo lugar, articular todas las fuerzas socioproductivas tanto del campo como de la ciudad, con el propósito de planificar, organizar, dirigir, ejecutar y reoptimizar la dinámica colectiva agroindustrial, para minimizar la diferencia e injusticia social en el ámbito campesino; como nueva forma y contenido de propiedad social de los medios de producción que active la organización de la nueva base económica enmarcada en la transición al SOCIALISMO CIENTÍFICO; y en tercer lugar, diseñar el mecanismo del poder financiero de los Consejos Socialistas de Campesinas y Campesinos, cohesionados a los Consejos Socialistas de trabajadoras y trabajadores; para desarrollar la Agroproducción y Autoabastecimiento de: Rubros, Especies y Variedades y, así cumplir con la dieta nutricional. Este proceso de cambio, no podrá ser posible con la oligarquía parasitaria y corrupta organizada en fedecámaras, consecomercio, fedeindustrias, fedeagro… en vista que estas organizaciones son enemigas ideológicas y de clase, que representan los intereses del capital corporativo y parasitario y son contrarios a los intereses del proletariado revolucionario.
Por tal razón, la propuesta para la reunificación en el primer punto es, con las organizaciones del Movimiento Obrero Revolucionario; en segundo punto, con las instancias del Poder Constituyente (Movimientos Sociales Revolucionarios, Partidos Políticos Proletarios que están comprometidos con el proceso de Liberación Nacional Bolivariano) y el Poder Constituido (Instancias gubernamentales que demuestren voluntad política y revolucionaria); y en tercer punto, con los Consejos del Poder Popular; para activar ese nuevo Estado Democrático Social de Derecho y Justicia establecido en la Carta Magna Bolivariana, además como evolución, desenvolvimiento y desarrollo de la forma de lucha constitucional planteada por la mayoría del pueblo trabajador de Venezuela, sin que se deba descartar cualquier forma de lucha de respuesta a las provocaciones del neofascismo de la oposición apátrida, asesina, corrupta y pro-imperialista.

La R de Repolitización.- El clímax político, que se aproxima al punto de quiebre y definición de la confrontación de las dos clases antagónicas, y, que pone en riesgo la convivencia y la paz social, requiere de la claridad ideológica de acuerdo al objetivo planteado de transitar hacia socialismo científico, a su vez, de una voluntad y disciplina revolucionaria Marxista-Bolivariana-Leninista, para vencer la mediática conspirativa del enemigo reaccionario burgués y sus acólitos de la MUD, que ensalza el anticomunismo en las y los adversarios políticos, tanto del proceso de Liberación Nacional, como hacia el Partido Comunista de Venezuela, con el fin de develado de propios y extraños en dispersar la unidad de las fuerzas políticas, económicas, militares y sociales que apuntan a construir esa plataforma tecnocientífica e ideológica del nuevo sistema económico (Socialismo Científico) de planificar estratégicamente el producir, organizar y desarrollar la vida material de las trabajadoras y trabajadores, como obra de la misma Clase Obrera.
Entonces, re-politizar no es solo quedarse en hacer apología al simple reconocimiento de importantes logros en materia de vivienda, educación, cultura, deporte, entre otros; que sin profundizar en la formación ideopolítica en relación a generar rudimentos y aperos para la Agroproducción, como premisa transformadora de la base económica, que debe establecer políticamente la ética, los valores y principios del socialismo científico, fortaleciendo el adiestramiento y la autoformación, bajo la rigorosa disciplina consciente y con conocimiento de construir y consolidar la nueva formación socioproductiva, ejerciendo la crítica y autocrítica como instrumento conciente del deber social para combatir el burocratismo y la corrupción, de rojos-rojitos y sus matices, y sin la menor duda, los quinta columna infiltrados.

La R de la Repolarización.- El motor de la historia de todas las sociedades que antecedieron a la actual sociedad capitalista, ha sido la lucha de clases, que no ha desaparecido hasta que el proletariado revolucionario adquiera conciencia para sí y se convierta en clase liberadora (Clase Obrera), como la polaridad que tiene la mayor responsabilidad histórica de demoler el sistema de explotación y expoliación de las trabajadoras y trabajadores; en este desenvolvimiento de la confrontación histórica entre la clase obrera y la clase dominante, han surgido ideólogos, filósofos, unos con posiciones idealistas, otros con criterios materialistas, entre éstos: Carlos Marx y Federico Engels, que le legaron a la humanidad y especialmente a la clase obrera, manual e intelectual, tres fuentes esenciales del marxismo: la filosofía marxista (Materialismo Dialectico); la teoría marxista de la historia y la sociedad (materialismo Histórico) y la economía política marxista (Teoría del Valor del Trabajo). Como guía para la acción política revolucionaria del polo mayoritario de la sociedad venezolana actual (Trabajadoras y Trabajadores del campo y de la ciudad). Fuentes esenciales para tener mejor precisión en la interpretación y la definición de la agudización conflictiva entre la clase oligárquica criolla (empresarios) y el proletariado venezolano (Las Obreras y Obreros manuales e intelectuales), si analizamos la siguiente premisa del Manifiesto de Partido Comunista, tendremos elementos científicos para articular todas las fuerzas socioproductivas en favor de la construcción de la sociedad socialista con base científica:
“Las armas (la riqueza de los Reyes basada en la pobreza de los siervos) de que se sirvió la burguesía para derribar al feudalismo se vuelven ahora contra la propia burguesía.
Pero la burguesía no ha forjado solamente las armas (el Estado como instrumento del poder político de la clase dominante) que deben darle muerte; ha producido también los hombres (mujeres) que empuñaran esas armas: los obreros modernos, los proletarios.”

Esta máxima nos lleva a entender, que si el proletariado, no asume su concepción de clase liberadora (clase obrera), vivirá con su falsa conciencia contemplando ilusoriamente, que la burguesía produzca ese nuevo régimen económico (socialismo científico) que sustituya el régimen económico de explotación, capitalismo. Reproduciendo el estigma dialéctico de las revoluciones burguesas del pasado, que los obreros desde el inicio de esos confrontamientos, lo que hicieron fue ayudar a la burguesía a reordenar el poder político, estableciendo nuevos métodos del poder económico de explotación y expolición de la masa trabajadora, para restaurar su poder social.

El proletariado revolucionario venezolano, no puede ir al simple revisionismo de nuestras gestas libertarias, y, no prever las contradicciones de clases que se dieron en esa época, pero además, distinguir sus objetivos de cada concepción que luchaba por sus intereses entre las castas y capas sociales que unidas entre sí, tenían en el seno de esa unidad sus contrarios (prevaleciendo el tercer excluido, como los aborígenes, afrodecendientes, es decir, los esclavos) y, la casta más avanzada se negaba seguir doblegados a los intereses de la colonia española y para lograr la independencia de ese yugo imperial requerían de cambios cualitativos y cuantitativos en las fuerzas políticas y sociales para cambiar la forma y contenido del aparato productivo colonial, por la forma y contenido del aparato productivo republicano, liberando del esclavismo feudal a las nuevas fuerzas socioproductivas, pero manteniendo la cultura de la clase dominante. Donde la máxima economicista se expresa desde las más remotas experiencias de transformaciones políticas, sociales, económicas y culturales por la que ha transitado el proletariado manual e intelectual, reproduciéndose de tal manera, que la ganancia del empresario explotador está en la relación al coste del esclavo moderno (OBRERO U OBRERA), más lo que le cueste su manutención hasta su muerte, deben ser inferiores, a lo que obtenga de vender lo producido por esta esclava o esclavo moderno.

Por tal razón, debemos escuchar con agudeza patriótica y revolucionaria, ese eco de aquella máxima del pensamiento político y de acción del Libertador Simón Bolívar:
“… unirnos para reposar, y para dormir en los brazos de la apatía (burocracia tecnocrática), ayer fue una mengua (ineficacia e ineficiencia), hoy es traición (entreguismo, corrupción y fascismo)… ¿Qué nos importa que España (hoy, la oligarquía criolla apátrida quiere ser esclava del imperio estadounidense-europeo) venda a Bonaparte sus esclavos o que los conserve, si estamos resueltos a ser libres? Esas dudas son tristes efectos de las antiguas cadenas. ¡Que los grandes proyectos deben prepararse en calma! Trecientos años de calma ¿no bastan?”
Discurso en la Sociedad Patriótica - Caracas, 4 de Julio de 1811

Por la lógica transformadora del modo de planificar, organizar, controlar y distribuir la producción de obras, bienes y servicios; el Movimiento Obrero Revolucionario debe organizarse y movilizarse, diciendo con Marx, Rodríguez, Engels, Lenin y Bolívar: ¡QUINIENTOS VEINTICINCO AÑOS DE EXPLOTACIÓN Y EXPOLIACIÓN COLONIAL-CAPITALISTA-IMPERIALISTA! ¿NO BASTAN?

Freddy Subdiaga
Militante del Glorioso Partido Comunista de Venezuela